Corredores Biogeográficos

Card image cap

Corredor Biogeográfico del Caldén

Corredor El Calden El Corredor Biogeográfico del Caldén fue creado a través del del Decreto Nº 891 del 22 de mayo de 2003. Abarca unas 665.000 hectáreas distribuidas en el Departamento General Roca en el S.O. de la provincia de Córdoba.

Los bosques de caldén (Prosopis caldenia) o caldenales constituyen la formación boscosa más austral del Dominio Chaqueño, región conocida por los fitogeógrafos como Provincia Fitogeográfica del Espinal; dentro de ella, los bosques de caldén forman, precisamente, el Distrito del caldén. Los bosques de caldén de Córdoba se continúan hacia el sur con otros bosques similares en la provincia de La Pampa y hacia el oeste con los bosques de la provincia de San Luis. Finalmente, estos bosques son reemplazados hacia el sur por los semidesiertos o ecosistemas áridos del Monte y de la Patagonia. El caldén, especie dominante en estas comunidades, es un árbol de linaje subtropical y se presenta exclusivamente en la República Argentina, es decir, es endémico de nuestro país.

En la provincia de Córdoba estos bosques ocupan actualmente unas 50.000 hectáreas, pero es probable que durante las épocas precolombinas su extensión fuera considerablemente mayor. Los bosques actuales están totalmente fragmentados y forman un mosaico en el que alternan parches de bosques, tierras cultivadas y campos abandonados producto de la destrucción del bosque original para agricultura y ganadería y posterior abandono de la actividad. Por lo tanto, no todo el territorio que hoy designamos como Caldenal, corresponde realmente a bosques prístinos o, al menos, similares en estructura y composición a los originales, sino más bien a bosques significativamente empobrecidos tanto en su fisonomía como en su composición florística.

En los casos en que los suelos de los caldenales han sido sometidos a agricultura, se observa también la invasión de malezas y plantas tóxicas para el ganado. Los caldenales maduros similares a los que encontraron los conquistadores españoles son más bien relictuales y ocupan una superficie reducida en la actualidad.

En el Sistema de Áreas Naturales Protegidas de la provincia no están aún representados los bosques de llanura del Espinal (algarrobales y caldenales), lo cual resalta la importancia de establecer este Corredor Biogeográfico. Los bosques del Espinal en su comjunto han sido dramáticamente perturbados y su desaparición definitiva de todo el territorio provincial es probable, a menos que, junto a la política y las acciones de conservación que está desarrollando el Estado provincial, la sociedad en su conjunto tome comciencia de la importancia de tales acciones y coopere implementando actividades en el territorio del corredor.

La pérdida de masas forestales afecta notablemente a numerosas especies de la fauna que viven asociadas al caldén.

Para las culturas hispano-criollas y mapuches-ranquelinas era una especie emblemática, considerada como un árbol sagrado, aprovechado por sus frutos y su sombra; por esas razones, su tala injustificada era evitada.


Situación


El corredor ocupa en la provincia de Córdoba un territorio de más de 600.000 hectáreas en el Departamento General Roca, en el S.O. de la provincia. Está limitado al norte por el Río Popopis o Quinto, al este por la Ruta Nacional Nº 35 y al oeste y sur por los límites con las provincias de San Luis y La Pampa, respectivamente.

En Córdoba los bosques de caldén están restringidos a un par de núcleos forestales importantes y a relictos aislados de dimensiones reducidas. Un enclave importante ocupa el extremo S.O. de la provincia, en las Pedanías El Cuero y Jagüeles. Se trata de un conjunto de bosques que abarcan unas 40.000 hectáreas. El otro relicto importante de bosques se encuentra sobre la margen sur del Río Popopis y cubre unas 10.000 hectáreas de enclaves forestales. La superficie restante de bosques de caldén se compone de parches pequeños (de 100 a 1.000 hectáreas) distribuidos en los Departamentos del S.E. provincial. Por el momento, el corredor conecta esas masas forestales dispersas en el territorio. Este ecosistema tiene su continuidad ambiental en las provincias vecinas mencionadas y se han iniciado ya tratativas para que exista también continuidad formal en la concreción de un único gran corredor interprovincial.


Medio Natural


Toda el área del corredor biogeográfico del caldén se encuentra dentro de la región natural conocida como Pampa Medanosa la cual presenta un relieve ondulado, generado por una sobre imposición de formas medanosas de diferentes edades. Las más antiguas son dunas longitudinales disipadas, cuyos materiales han sido removilizados en tiempos recientes, dando lugar a la formación de dunas parabólicas de gran magnitud. La mayor parte de estas formas están parcialemnte estabilizadas bajo las condiciones climáticas actuales y las cubetas centrales generalmente están ocupadas por lagunas. Es un medio de alta fragilidad ecológica, donde el proceso dominante es la erosión eólica (deflación areal y localizada en algunas dunas), favorecido por la alta susceptibilidad a la erosión que presenta la región. En forma subordinada se dan procesos de desborde y sedimentación asociados a los arroyos.


Climatología


El clima de esta región es templado y con una amplia oscilación térmica, con máximas absolutas elevadas de hasta 44ºC y mínimas que descienden a los -11ºC. Esta zona llana presenta frecuentes heladas durante la época invernal con numerosas heladas tardías.

Las precipitaciones anuales alcanzan los 600mm y se distribuyen principalmente entre los meses de octubre y marzo. Sin embargo, es de destacar que desde hace algunos años las precipitaciones se vienen incrementando hasta alcanzar los 1.200mm; este fenómeno se produce de manera cíclica y nos encontramos actualmente en el pico más alto del nivel de precipitaciones.

Las deficiencias hídricas son elevadas, especialmente durante el verano debido a la elevada evapotranspiración.


Hidrografía


Existen pocas vís definidas de desagüe y, por el contrario, se observan muchas lagunas, algunas de las cuales son de agua dulce. Por lo general estas lagunas ocupan las cubetas de deflación de los médanos, que al llegar a la freática, se transforman en lagunas de carácter permanente. La tipología del agua de las lagunas es variable, dependiendo de la composición de la freática.

La mayoría de las grandes lagunas tiene diversos grados de salinidad y composición geoquímica, entre bicarbonatadas sódicas a sulfatadas sódicas, y solamente son de aguas no salinas las alimentadas por lluvias, sin conexión con las freáticas.

El río Popopis, que constituye el límite Norte del corredor, nace en las sierras de San Luis y luego de transitar unos ochenta kilómetros ingresa en nuestra provincia próximo a los 34º Sur. Recorre unos 110 kilómetros de la planicie medanosa, con dirección S.E., para derramarse en los Bañados y Lagunas de la Amarga, fuera del área de este corredor cercanas a los bosques de caldén pueden mencionarse las lagunas, El Cuero, Ralicó, El Trapal (o El 20), Tromel, Carucué, etc. En ocasiones desborda el límite de la Amarga y continúan hacia el S.E. en las lagunas del Siete, el Árbol, etc., provocando inundaciones, particularmente en Jovita. En estas circunstancias, suele establecer continuidad con el río Salado del Sur de la provincia de Buenos Aires, a través de una serie de lagunas.


Edafología


La naturaleza y la distribución general de los suelos está impuesta por los materiales originarios, ricos en arenas geoquímicamente estables y por el clima que muestra un mercado gradiente E-O en el déficit hídrico. Son suelos de escaso desarrollo y profundidad, poca diferenciación de horizontes, excesivamente drenados, sin agregación y relativamente pobres en materia orgánica. La meteorización del material es apenas incipiente y los carbonatos han sido lavados sólo de la porción superior del perfil. Las tierras arables pertenecen a las Clases de Aptitud de Uso III y IV (suelos que si bien son adecuados para cultivos, tienen limitaciones y exigen la aplicación de prácticas de conservación), y la intensidad de sus limitaciones definen una vocación que puede ser calificada como marginalmente agrícola. Más del 40% son Entisoles, dominando los Ustipsammentes típicos, la clase taxonómica que agrupa a los suelos jóvenes y arenosos, con perfiles tipo A (AC) C, en los que el horizonte transicional suele estar apenas insinuado. En los médanos activos hay Usthortentes típicos, suelos de extrema fragilidad, pero sobre las formas más estables del relieve han evolucionado Molisoles (Haplustoles énticos) con un horizonte superficial oscuro y enriquecido en materia orgánica, en variantes que gradan hacia los juveniles. Hacia el este del corredor, donde relieve y clima han permitido la génesis y translocación de arcilla hacia el subsuelo (desarrollo de horizontes iluviales), ocurren Argiustoles, con un mayor grado de diferenciación genética y anistropía en el perfil. Al sur de Villa Huidobro se observan relictos loéssicos de textura más franca, a partir de los cuales se han desarrollado los suelos de mayor aptitud de la región. En un sector del área son frecuentes los suelos loéssicos, con tosca calcárea (horizontes sub-superficiales petrocálcicos), formación que ocurre de manera discontinua y se manifiesta a profundidades muy variables.

En tierras bajas y mal drenadas y en las cubetas de deflación de los médanos, hay Alfisoles (Natracualfes típicos, N. mólicos y Fragiacualfes), suelos de baja productividad, dedicados a una ganadería extensiva, debido a limitaciones de drenaje, álcalis y sales.


Fauna


Card image cap

Como todo ambiente de la provincia de Córdoba, este también se enriquece por la confluencia de diferentes corrientes faunísticas como la patagónica, pampeana, del monte y chaqueña.

El Venado de las Pampas (Ozotoceros bezoarticus), ya extinguido en nuestra provincia, el Guanaco (Lama guanicoe), la Vizcacha (Lagostomus maximus), aún presente en escaso número, eran los principales mamíferos herbívoros de la región.

Otro mamífero típico que habita este particular ambiente es el Pichi Ciego Pampeano (Chlamyphorus truncatus), que se alimenta principalmente de insectos y coloniza suelos sueltos y arenosos, donde excava sus cuevas, siendo el armadillo más pequeño de la Argentina con un status de conservación aún desconocido.

Entre las aves presentes en el Caldenal se destacan: el Ñandú, el Loro Barranquero (Cyanoliceus patagonum), la Perdiz Ala Colorada Rynchotus rufescens), la Copetona (Eudromia elegans), la Perdiz Chica Pálida (Notura darwini) y la Montaraz (Nothura cinerascens).

También entre las aves existen representantes de distintos orígenes, como la Calandria de Tres Colas (Mimus triurus), la Calandria Patagónica (Mimus patagonicus) y la Calandria Mora (Mimus saturninus). El Calancate o Cotorra de los Palos (Aratinga acuticaudata) típicamente chaqueño, junto al Loro Barranquero (Cyanoliseus patagonum) de linaje patagónico, son ejemplos de la confluencia de representantes de fauna silvestre de otras regiones.


Flora


El aspecto más saliente de la vegetación del corredor es el bosque de caldén. El paisaje original probablemente estuvo compuesto por bosques en las áreas planas, matorrales más o menos cerrados en las lomas arenosas y vegetación hidrófila y halófila en las lagunas y sitios inundables. Las manifestaciones actuales de esos bosques tienen las características de un mosaico fragmentado en el cual alternan pequeños parches de bosques, tierras cultivadas y campos abandonados producto de la destrucción del bosque original, agricultura y posterior abandono de la actividad. Originalmente estos bosques estuvieron dominados por árboles de hasta 10 ó 12m de altura, con una cobertura variable del dosel arbóreo entre 50 y 70%. Los bosques actuales de caldén son bajos, casi siempre menosres a 7m de altura, aunque pueden observarse individuos aislados de más de 10m, con el caldén como especie arbórea dominante, acompañado por chañar (Geoffroea decorticans) peje, sombra de toro o falso quebracho (Jodina rhombifolia) y esporádicamente algarrobo negro o dulce (Prosopis flexuosa).

Card image cap En los bosques maduros la densidad de arbustos es, en general, baja. La cobertura del estrato arbustivo se relaciona, además del grado de perturbación del ecosistema, con la textura del suelo, disminuyendo en los suelos arenosos con mayor drenaje. Los parches de caldenal dedicados a la ganadaría presentan un estrato arbustivo ralo, mientras que aquellos en los que no ha entrado el ganado por un tiempo prolongado, exhiben mayor cobertura de arbustos lo que dificulta el tránsito por el bosque. La cobertura de arbustos varía entre 10% y 30%, y es siempre menor que la del estrato superior de árboles.

Los arbustos predominantes son moradillo (Schinus fasciculatus), tala churqui o talilla (Celtis pallida), piquillín (Condalia microphylla), cucharero (Porliera microphylla), atamisqui (Capparis atamisquea), etc.

Se destaca por su toxicidad para el ganado el duraznillo (Solanum argentinum).

El estrato herbáceo presenta, en general, alta cobertura, alcanzando, en muchos sitios valores de hasta 90%. El estrato herbáceo del caldenal estaba dominado por pastos bajos, de alto valor forrajero, aunque también se presentaban pastos más altos y esclerófilos, de menor valor para el ganado, como las pajas bravas (especies de Stipa). El sobrepastoreo ha modificado en grandes extensiones de los caldenales de Córdoba esa relación, reduciendo significativamente la aptitud ganadera de los bosques. También son comunes en el caldenal pastos invernales como la cebadilla (especies de Bromus), Poa, etc., que ofrecen una valiosa alternativa forrajera a la salida del invierno.

La supreción de incendios, que probablemente realizaban con frecuencias las poblaciones indígenas, y la interacciíon de la explotación de la madera del caldén con la ganadería, han producido una profunda transformación de la estructura y composición florística de estos ecosistemas. En muchoss casos se ha favorecido la invasión de arbustos y en otros las especies leñosas han sido erradicadas por completo. En los casos en que los suelos de los caldenales han sido sometidos a agricultura, se observa también invasión de malezas y plantas tóxicas para el ganado. Los caldenares maduros similares a los que encontraron los conquistadores españoles son bien relictuales y ocupan una porción de las 50.000 hectáreas mencionadas.

Los médanos están vivos o fijados sobre todo por ajo macho y olivillo. Además, se ven algunos individuos leñosos como chañares, espinillos, moradillos y aún caldenes o algarrobos. En las márgenes de las lagunas son comunes los cortaderales, juncales de junco negro, totorales y pastizales halófilos de pelo de chancho.


Turismo


El territorio abarcado por el Corredor Biogeográfico del Caldén, en el extremo S.O. de la Provincia, contiene, potencialmente, las bases para una oferta diferente de ecoturismo. Al ser el caldén una especie endémica del centro del país y exclusiva de Argentina, los relictos que este corredor se propone proteger se constituyen en destino privilegiado para conocedores y amantes de la naturaleza. Si a ello agregamos el paisaje de médanos (en proceso de consolidación), el conjunto de lagunas salobres y la existencia de varios establecimientos rurales dispuestos a poner en marcha propuestas de turismo rural, nos encontramos con una oferta absolutamente difeerente y exclusiva en el sur cordobés. Por otra parte, debe recordarse que este territorio se encuentra en contacto con la Región Turística de Lagunas y Fortines, que abarca una importante porción de la llanura pampeana en el sur y S.E. de la Provincia de Córdoba. Hasta hace poco considerada con un paisaje sin interés turístico, la llanura pampeana del sur provincial ha revelado su espacio horizontal sembrado de riachos, lagunas y bañados, que se constituyen en sitios de vida de una importante avifauna, donde se destacan los flamencos, las garzas y las cigüeñas. Junto con ello, los campos cultivados y el resto de las actividades agropecuarias invitan a un turismo diferente, básicamente ligada a las actividades de turismo rural, agroturismo, turismo de estancias, turismo de naturaleza y de aventura. La pesca y la caza pueden practicarse bajo las modalidades establecidas por el gobierno provincial. Los principales centros de servicios (hotelería, gatronomía, recreación) próximos al futuro corredor se hallan en las ciudades de Vicuña Mackenna, Huinca Renancó, a los cuales se agregan Río Cuarto y Laboulaye, encontrándose servicios turísticos también en las locaalidades de General Levalle, Jovita y Serrano. El turismo de estancia ofrece alternativas recientes en establecimientos rurales de la región. Los bosques relictuales exclusivos de caldén, las lagunas del espinal, el paisaje de los médanos, los humedales próximos (con la posibilidad de avistaje de aves y pesca), la oferta de turismo rural y agroturismo (estancias y chacras, actividades y tradiciones de campo, caza, excursiones fotográficas) y la calma del paisaje horizontal de la pampa son los componentes esenciales de una oferta turística diferente en el sur cordobés.


Para publicitar comuníquese por email
info@judithdor.com.ar

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250

Su publicidad

Avisos de 350 x 250